viernes, 23 de octubre de 2009

ME DESPIDO

Esta es mi historia y la de mis hermanos inmigrantes de todos los países y de todos los rincones del mundo, y en tu calle queda muchos por solucionar, pero sé que tú también tienes muchos, es cierto que en el mundo hay millones y millones de casos alrededor de la injusticia, la corrupción, el dinero y el poder.
Para un rato y piensa, en los cinco miles de personas que mueren al día por falta de agua potable, en las veinte miles víctimas del hambre y los que mueren por las guerras.
Para un segundo y piensa, en las cooperaciones y desarrollo que hablan y que llenan cada día los informativos mientras que se construyen barreras, fronteras eléctricas y muros para separarnos. Los niños que fabrican los zapatos y ropas de marcas multinacionales que tú compras caros, trabajan más de catorce horas diarias y cobran menos de un euro.
Por favor sentase y piensa, en los víctimas de los atentados, los sin techos, sin tierras, los sin familiares, los que violan. Piensa en el dinero que tú gastas, donde va este dinero, quienes trabajan lo que tu usas, sea el responsable de lo que tú consumes.
Piensa, porque fabricamos tantas armas si de verdad queremos Paz, la paz se cultiva, la generosidad se educa.
Que sepas también que no es tarde para cambiar. Si realmente queremos cambiar la vida podemos, es mucho más sencillo de lo que nos imaginamos.
Que los países ricos dejen de mandar arroz a los países pobres, después de mandarles las armas para sus destrucciones.
Que el dinero que gastamos en armamento se gasta para el desarrollo integrado.
Regular el mercado internacional, practicar el comercio a precios justos. Saber lo que gastamos, quien compramos y que productos compramos.
Abrir las fronteras, abrir las mentes y abrir los corazones aceptando cada uno tal como es.
Debemos ser personas libres y iguales de derechos.
Quitar los ejércitos y dedicar este dinero a cosas de más importancias.
Desarrollar y promocionar las energías renovables.
Preservas el agua que nos queda ya que por la mala gestión no nos queda mucho, teniendo en cuenta que sin ella no habrá vida.
Preservar el fondo marítimo y dejar a los peces el tiempo de reproducirse muchas especias están en amenaza de desaparición, controlar más la pesca y las técnicas.
Preservar el medio ambiente, acabar con la desforestación, los fuegos y los productos químicos.
El cambio climático debería servirnos de lección para saber que separados no llegaremos a nada, porque si Europa está contaminada, África también pagara las consecuencias, si preservamos Asia, América saboreara también de sus frutos.
Tenemos que unirnos, no basta con estados unidos de América, ni unión europea de Europa, ni tampoco el sueño africano de la unión de África, tenemos que ser un mundo, un mundo unido, un mundo de cooperación, un mundo con un solo objetivo basándose sobre la libertad y la justicia para vivir en una paz real y eterna.
La vida no ha empezado con nosotros pero tenemos muy poca suerte para que no se acabe con nosotros